TEMA

 

LA COMUNICACIÓN

 

INTERCULTURAL

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ÍNDICE

0. OBJETIVOS DEL TEMA

  1. INTRODUCCIÓN
  2. SOBRE LA COMUNICACIÓN
  3. ELEMENTOS QUE MEDIAN EN LA COMUNICACIÓN

3.1 LOS VALORES

3.2 LAS PERCEPCIONES. INFLUENCIAS:

      3.2.1 Fisiológicas

      3.2.2 Diferencias culturales

      3.2.3 Roles sociales

      3.2.4 Concepto de sí mismo

      3.2.5 Medios de comunicación de masas

3.3 LAS INFERENCIAS:

      3.3.1 Los estereotipos

      3.3.2 Los prejuicios

      3.3.3 La discriminación

  1. PROFUNDIZANDO EN LOS ESTEREOTIPOS

4.1 ANÁLISIS SOCIOHISTÓRICO DE LOS ESTEREOTIPOS Y LOS PREJUICIOS

4.2 CÓMO SE FORMAN LOS ESTEREOTIPOS

4.3 MECANISMOS PSICOLÓGICOS QUE MANTIENEN LOS ESTEREOTIPOS

4.4 LAS RELACIONES ENTRE LAS PERCEPCIONES Y LOS GRUPOS

4.4.1    Identidad Social y Comparación Social

4.4.2    Fenómenos básicos en las relaciones entre grupos

4.4.3    El concepto de enemigo

 

4.5           ESTRATEGIAS PARA EL CAMBIO DE LOS ESTEREOTIPOS

4.5.1    Desarrollar la autoconciencia

4.5.2    Verificar nuestra percepción

4.5.3    Promover la empatía

 

  1. SOBRE LA COMUNICACIÓN INTERCULTURAL
  2. SOBRE LAS DIFICULTADES Y EL CONFLICTO INTERCULTURAL
  3. SOBRE RESOLUCIÓN  DE CONFLICTOS EN LA COMUNICACIÓN EFICAZ

8.   BIBLIOGRAFÍA Y OTRAS REFERENCIAS


  1. OBJETIVOS DEL TEMA:

-         Detectar las influencias que hacen elegir, priorizar e interpretar las informaciones que recibimos.

 

-         Conocer los conceptos de estereotipos, prejuicios y discriminación.

 

-         Reflexionar sobre el origen socio-histórico de los estereotipos y prejuicios.

 

-         Identificar los procesos cognitivos y sociales qué explican cómo se forman los estereotipos.

 

-         Identificar los mecanismos psicológicos que hacen que los estereotipos se mantengan y sean resistentes al cambio.

 

-         Conocer los fenómenos en las relaciones entre los grupos que hacen que se mantengan los estereotipos y las diferencias entre esos grupos sociales.

 

-         Adquirir estrategias que faciliten la comunicación intercultural

 

-         Conocer del significado del concepto comunicación intercultural

 

 

 

 

1.        INTRODUCCIÓN

 

Según Richard Porter y Larry Samovar (1994), “La comunicación intercultural ocurre siempre que un mensaje producido en una cultura debe ser procesado en otra cultura.” Tales mensajes incluyen tanto la conducta verbal como no verbal. A menudo producimos deliberadamente mensajes. Otras veces ignoramos completamente que estamos comunicándonos. Los miembros de la misma cultura con frecuencia comparten muchísimos supuestos implicados en el proceso y contenido de la comunicación. Para comunicarnos entre las culturas, debemos no sólo ser conscientes de los supuestos que estamos haciendo sino también debemos ser capaces de entender los supuestos de otros culturalmente diferentes.

A lo largo de este tema expondremos diferentes conceptos básicos que están relacionados con la comunicación intercultural, y cuyo conocimiento es necesario para comprender y enfocar  el entramado que suscita la comunicación entre diferentes culturas y así  evitar y situar los conflictos o malentendidos interculturales, como por ejemplo los que se pueden crear con la llegada de inmigrantes a una sociedad receptora. Estos conceptos son:  comunicación, cultura, estilos comunicativos, conflictos, valores, prejuicios,  etc.  y tipos de culturas. Y dentro de ello hablaremos de culturas individualistas y competitivas y culturas cooperativas y cooperativistas destacando cuáles son sus valores y sus formas de comunicación, así como de prejuicios, estereotipos y discriminación que se pueden intervenir en el proceso de comunicación. Por último, ofrecemos una guía bibliográfica básica y orientativa, así como sugerencias de páginas web y películas de desde un punto de vista o de otro nos introducen de una manera seria y amena en el mundo de la comunicación intercultural.

 

 

 

2.        SOBRE LA COMUNICACIÓN

 

La comunicación es el modo de relación entre las personas, sustentado sobre todo por el lenguaje. La comunicación permite a las personas el intercambio de experiencias para trascender la supervivencia y así conocer y construir las realidad.

Comunicándonos pues, expresamos nuestras ideas y pensamientos. Entendemos lo que la otra persona quiere decir y es una herramienta eficaz para la resolución de conflictos tanto interpersonales como interculturales.

Desde el punto de vista clásico, la comunicación consiste en transmitir información a otra persona capaz de comprenderla. Sin embargo, esta aparente sencillez, derivada sin duda de la naturalidad con que intercambiamos información diariamente, supone el uso de complejos mecanismos que condicionan y configuran este acto.

La comunicación es un proceso en el que un emisor envía al receptor un mensaje a través de un canal o medio transmisor. El emisor y el receptor usan signos que ambos conocen: un código común para elaborar el mensaje, el cual adquiere sentido en una situación o contexto determinados. El receptor se convertirá en emisor una vez recibido el mensaje y a través del proceso llamado “feedback” y así sucesivamente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Cada uno de estos elementos es susceptible al error dentro de la comunicación, pues pueden haber gestos ambiguos por parte del emisor o el receptor puede interpretar de manera errónea, etc. con lo cual se hace aún más complejo este proceso. Por ello se sugiere el desarrollo de habilidades para que la comunicación sea lo más fluida posible puesto que el fin de la comunicación y recogiendo la aportación renovada de los autores McCam y Higgins es:

-         mantener las relaciones interpersonales

-         construir significados compartidos de la realidad social que se está intercambiando

-         conseguir una orientación mutua

-         respeto de roles y contextos mediante normas regladas

 

Desde esta perspectiva, la pertenencia o no a una misma cultura por parte de las personas que interactúan cobra una especial importancia, puesto que con la diversidad cultural pueden variar los objetivos de la comunicación y volverse ésta aún más compleja. Es conveniente observar pues, qué fenómenos culturales están influyendo en la comunicación.

 

 

 

 

3.        ELEMENTOS QUE MEDIAN EN LA COMUNICACIÓN (VARIABLES PSICOSOCIALES DE LA COMUNICACIÓN INTERCULTURAL)

 

En el proceso de comunicación intervienen elementos que afectan a la conducta de los sujetos y que hacen más complejo dicho proceso. Seguiremos la clasificación de  Barnlund y la iremos matizando con aportaciones de otros estudiosos de la materia. Estos elementos son:

A.     Valores

B.     Percepciones

C.     Inferencias

MAPA 1

 

3.1 Los VALORES son guías que nos orientan las decisiones y los comportamientos. Están basados en nuestras creencias sobre lo que es importante o no, lo que es correcto o no, etc. Las diferencias de valores suelen ser fuentes de conflictos cuando nos comunicamos con personas de otras culturas diferentes a la nuestra. Por ejemplo, cuando las personas que se relacionan provienen de culturas individualistas o colectivistas (Parsons, Hofstede) cuyos valores son bastantes diferentes.    

Existen diversas conceptualizaciones respecto al modo en que difieren las culturas. Nos limitaremos  a recalcar las que hemos considerado más productivas a la hora de entender las similitudes y diferencias existentes en la comunicación (intercultural) entre culturas: individualismo-colectivismo y comunicaciones de bajo y alto contexto.

El individualismo-colectivismo es la principal dimensión de variabilidad cultural utilizada para explicar las diferencias interculturales en la conducta. En las culturas individualistas el énfasis se pone en las metas de los individuos, mientras que en las culturas colectivistas las metas grupales tienen prioridad sobre las metas de los individuos. Así, por ejemplo, los miembros de las culturas individualistas promueven la auto-realización.  Las culturas colectivistas, por contra, requieren que los individuos se ajusten al grupo.

En las culturas individualistas "se supone que las personas se preocupan únicamente de sí mismos y de su familia más inmediata", mientras que en las culturas colectivistas, "las personas pertenecen a un pequeño grupo o a colectividades que se supone que cuidan de ellos a cambio de lealtad" (Hofstede y Bond,). En las culturas individualistas la identidad del "yo" tiene prioridad sobre la identidad del "nosotros", que, a su vez, es la que tiene la prioridad en las culturas colectivistas. En las sociedades individualistas el énfasis se encuentra en la iniciativa y la capacidad de logro de los individuos, mientras que en las sociedades colectivistas se sitúa en la pertenencia a los grupos. Las personas de las culturas individualistas tienden a ser universalistas y a aplicar los mismas estándares de valor a todos. Las personas de las culturas colectivistas, por contra, tienden a ser particularistas y, por consiguiente, aplican diferentes estándares de valor para los miembros de sus pequeños grupos y grandes grupos.  De manera más esquemática lo observaremos en el cuadro siguiente:

 

 

CULTURAS INDIVIDUALISTAS

                    (COMPETITIVAS)

CULTURAS COLECTIVISTAS

                      (COOPERATIVAS)

Se valora al individuo; la independencia y la toma de decisiones son importantes. Se busca y se enaltece el reconocimiento del logro personal.         

Los intereses del grupo son considerados más importantes que el esfuerzo o el reconocimiento del individuo.  La familia es, pues importante.

La informalidad es la norma; casi todo el mundo utiliza los nombres de pila.

Se necesita permiso para utilizar los nombres de pila; algunos nunca utilizan los nombres de pila. 

La movilidad es importante. A menudo hay que dejar a la familia y a los amigos por un nuevo trabajo y, de este modo, hay que hacer nuevos amigos rápidamente.            

Un gran número de personas del mundo nunca ha dejado su casa; sus amigos son los que han conocido durante toda su vida. 

Se espera que cada persona tenga una opinión y que la exprese sin cortapisas.          

Se otorga una deferencia a las personas con poder o autoridad. 

Se espera una comunicación directa; es importante decir lo que se piensa.    

La franqueza y la crítica abierta son consideradas ofensivas; a menudo se utilizan intermediarios. 

La competición y la ambición estimulan un rendimiento superior.          

La armonía influye en la comunicación y la ambición personal está muy mal vista. 

Los individuos tienen el derecho de poner en tela de juicio a la autoridad.               

Se otorga un gran respeto a la autoridad que casi nunca es puesta en tela de juicio. 

Se hace menos énfasis en el pasado y más en el presente y el futuro.            

Se reverencia el pasado, y el recuerdo y los ejemplos de los antepasados y los héroes motivan gran parte de la conducta de las personas. 

Se puede desafiar, controlar y dominar a la naturaleza (desde el aire acondicionado a la eliminación de montañas).

Algunas culturas creen que los acontecimientos de la vida están predeterminados; otras culturas hacen hincapié en la armonía con la naturaleza. 

Las personas son medidas por lo que hacen.         

Las personas son medidas por su familia y origen. 

El materialismo es primordial y el poder, el dinero y las posesiones son muy valorados.              

Se pone mayor énfasis en las cuestiones espirituales y de sociabilidad. 

 

           

En tanto que el individualismo-colectivismo define amplias diferencias existentes entre las culturas, en el esquema del bajo y alto contexto,  Hall  hace hincapié en las diferencias culturales en los procesos de comunicación.

Hall diferencia las culturas basándose en la comunicación que predomina en cada una de las mismas. Un mensaje de alto contexto es aquel en que la mayor parte de la información se encuentra o en el contexto físico o interiorizada en la persona, mientras que muy poco se encuentra en la parte codificada, explícita y transmitida del mensaje. Un mensaje de bajo contexto, por contra, es aquel en que el mayor volumen de información se encuentra encubierto en el código explícito. Aunque no existe ninguna cultura que se encuentre en ninguno de los extremos del continuo, la cultura de los Estados Unidos se sitúa hacia el extremo más bajo, ligeramente por encima de la cultura alemana, la escandinava y la suiza. La mayoría de las culturas asiáticas, como la japonesa, china y coreana, por contra, se orientan hacia el extremo de alto contexto dentro del continuo.

Parece que la comunicación de bajo y alto contexto son las formas predominantes de comunicación en las culturas individualistas y colectivistas respectivamente. 

 

 

 

 

 

 

Formas verbales y no verbales claras y explícitas, con poco esfuerzo de interpretación subjetiva. Se dice claramente lo que se quiere decir: información, directa, precisa, rápida. Con pocas ambigüedades e incertidumbres. SE DESENVUELVE EN LA DENOTACIÓN.

 

COMUNICACIÓN DE BAJO CONTEXTO:

 

Se maneja información vaga e imprecisa, pues la interpretación depende de las circunstancias del interlocutor, del contexto, de las actitudes y de los sentimientos de la persona más que de las expresiones explícitas del mensaje. SE DESENVUELVE EN LA CONNOTACIÓN.

 

COMUNICACIÓN

 DE ALTO CONTEXTO:

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


El Alto Contexto es pues el propio de las culturas colectivistas y el Bajo Contexto con las culturas individualistas y así se refleja en el siguiente cuadro:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


                                                                                                                               

 

 

 

 

 

 

 

Y en este cuadro observaremos diferencias investigadas en distintas culturas, según la siguiente escala de Samovar, Porter y Stefani (1998):

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Un efecto importante de esta diferencia entre culturas se manifiesta a través de los estilos comunicativos (el tono de voz, el vocabulario que se usa, etc. )

 

Los estilos comunicativos descritos por Gudykunst y Ting-Tooney se relacionan más o menos directamente con las dimensiones de variación cultural ya señaladas anteriormente. El estilo comunicativo directo se caracteriza por revelar las intenciones del que habla en el discurso. El objetivo del discurso es mantener la imagen propia, es poco contextual y es propio de las culturas individualistas. El estilo comunicativo indirecto no revela de entrada las intenciones del que habla, tiene como objetivo  mantener la imagen mutua de los interlocutores. Es un lenguaje contextual y propio de las culturas colectivistas. Ambos estilos se contraponen en lo que se refiere a cómo es percibido el que habla y las dificultades de relación que puede suscitar. El estilo directo puede ser considerado con facilidad como grosero y agresivo, mientras que el indirecto puede ser catalogado como evasivo y manipulador. Asimismo, se oponen ambos estilos  en lo que se refiere al manejo del conflicto. El estilo directo se caracteriza por la confrontación directa y la presentación enérgica de los puntos de vista, mientras que el indirecto recurrirá a la insinuación, a la evasión y a la no confrontación.

La comunicación se dará sin dificultad si se tiene en cuenta estas diferencias, estos valores peculiares de cada cultura. Observemos en el siguiente cuadro el nivel en qué se puede ver afectada la personalidad de los interlocutores.


 

¿DE QUÉ MODO QUEDAN CRISTALIZADOS LOS VALORES EN LA PERSONALIDAD DE LOS SUJETOS?

 

                    SON CRISTERIOS O JUICIOS QUE UNA SOCIEDAD ESTABLECE SOBRE LO QUE ES DESEABLE O NO.

                    EL FUNDAMENTO DE LAS NORMAS POR LAS QUE LA SOCIEDAD SE RIGE.

                    LA BASE SOBRE LA CUAL SE ACEPTA O RECHAZA TODOS LOS ELEMENTOS NO PREVISTOS EN LA CULTURA DE UN DETERMINADO GRUPO, LO QUE PUEDE OCASIONAR CONFLICTOS Y REVISIÓN DE CATEGORÍAS CULTURALES.

                    SE MANIFIESTAN A TRAVÉS DE LAS NORMAS, ACTITUDES Y CONDUCTAS.

                    EXISTEN DIFERENCIAS CULTURALES EN RELACIÓN CON LOS VALORES A TRAVÉS DE LOS ESTILOS DE VIDA.

                    LOS ESTILOS DE VIDA SE TRADUCEN EN DIVERSAS PAUTAS DE COMPORTAMIENTO POR SEGMENTOS SOCIALES O PERTENENCIAS CULTURALES. EL CONSUMO ES UN FACTOR IMPORTANTE. EL ESTILO DE VIDA EXPRESA ALGÚN TIPO DE IDENTIDAD

 

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


           

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estos estilos han sido los más generalizados pero existen otros estilos que matizan aún más  las características y los valores de otras comunidades como el estilo elaborado (árabes), el sucinto (culturas asiáticas e indios de América del Norte) y el estilo de exactitud (Europa y Estados Unidos) según las averiguaciones de Gudykunst y Toomey).

Así, también podemos encontrar, aspectos, entre otros, del estilo comunicativo de lo de los canarios que suele ser cautos y moderados al hablar  (Rodríguez) y de una alta sociabilidad. (Ver figura 3 del anexo).

3.2   Las  PERCEPCIONES son mapas mentales que moldean lo que vemos u oímos. Este mapa mental se forma a partir de nuestros valores, experiencia previa, nuestra cultura y nuestras expectativas. La imagen que reproducimos nos muestra cómo los sujetos construimos la realidad desde ese mapa mental.

 

Las percepciones, las imágenes, que tenemos de los marroquíes, los niños, los dominicanos, las mujeres, los hombres, los fili­pinos, los gitanos etc.; en definitiva, de cualquier persona como miem­bro de un grupo (ya sea étnica, sexual, cultural, o socialmente dife­renciado), se manifiestan a diario y tienen importantes implicaciones para las relaciones entre los grupos sociales. Todas estas percepciones son el resultado de ciertos procesos cog­nitivos. Sin embargo, no olvidemos que también podemos hablar de actitudes, a la vez que de percepciones, es decir, percibimos a los demás con unas características por su pertenencia grupal, y, a la vez, desarrollamos ciertas actitudes hacia personas en función de sus pertenencias grupales.

Pero ¿qué influye sobre nuestras percepciones? Nuestras percepciones proceden de nuestros esquemas mentales previos, los cuales configuran y modelizan todo lo que vemos, oímos o sentimos. Estos esquemas corresponden a nuestras actitudes, valores, ideologías, cultura o experiencias anteriores con la misma o parecida situación. También nuestras expectativas previas son profecías que pueden autocumplirse.

La incomprensión y conflicto entre individuos puede originarse por las distintas percepciones sobre un asunto. Para resolver las diferencias y poder entendernos con los otros necesitamos ponernos en su piel (empatía) y poder percibir desde las categorías del interlocutor.


Influencias que nos hacen elegir, priorizar e interpretar las informaciones que recibimos son:

 

MAPA 2

 

3.2.1        Fisiológicas. Cada uno de nosotros percibe el mundo de forma única debido a los factores fisiológicos. Cada uno recibe de un hecho una imagen diferente debido a su constitución perceptiva. Factores que condicionan nuestra visión del mundo serían los siguientes:

-         Los sentidos. Nuestras diferentes formas de ver, entender, gustar, tocar y sentir los estímulos pueden tener un efecto sobre nuestras relaciones interpersonales.

Ejemplos: “hace frío aquí”,“¿estás loco? ¿nos vamos a morir de calor si pones la estufa?”

Nuestra percepciones sensoriales son diferentes. Recordar estas diferencias no se eliminarán, pero será más fácil admitir que las preferencias de la otra persona no son inadecuadas, sino simplemente otras distintas de las nuestras.

-       Edad. La cantidad y la variedad de experiencias vividas inducen a establecer diferencias a la hora de ver el mundo, tanto desde la perspectiva física, cognitiva y emocional.

-       Salud. Es conveniente comprender que el comportamiento de otra persona puede estar afectado por su estado de salud (por ejemplo, resfriado). De la misma forma, conviene prevenir a los otros cuando no nos sentimos bien para permitirles mostrarse más comprensivos con nosotros.

-       Cansancio. Es evidente reconocer que las otras personas y nosotros/as mismos podemos tener un comportamiento diferente cuando estamos cansados.

-       Hambre. Varios cambios fisiológicos sobrevienen a lo largo del ciclo alimentario, así nos mostramos inquietos cuando no hemos comido y adormecidos, cuando la necesidad está cubierta.

-       Ciclos biológicos y entorno físico. ¿cómo nos afecta a las mujeres nuestro ciclo menstrual? ¿cómo nos afecta las temperaturas elevadas en el  verano?, etc.

 

3.2.2        Diferencias culturales. Existe en nuestra percepción otra influencia que obstaculiza frecuentemente la comunicación: las diferencias culturales. Cada cultura tiene su propia visión del mundo y de sus ideas. Cuando somos conscientes de estas diferencias de perspectivas, podemos aprender, a la vez, más cosas de nosotros/as y sobre los otros. El conflicto puede surgir por el no entendimiento de estas diferencias culturales, o por la comunicación mediatizada (tv, películas americanas, etc.), es decir, la dominación cultural de determinados países que impide el crecimiento económico de otros e impone sus valores culturales.

 

Existen tres grandes planteamientos  para entender el conflicto intergrupal:

 

A)    Planteamiento interpersonal. Resalta el modo en que las diferencias culturales ocasionan el conflicto e influyen en el manejo del conflicto (suele tratarse de conflictos de reconocimiento, lenguaje, usos y costumbres).

B)     Identidad social.  El conflicto surge cuando buscamos la identidad social positiva y no aceptamos las diferencias de los otros. Esta identidad es parte del autoconcepto de la persona que deriva de su conocimiento de pertenencia a un grupo, junto al valor y significación emocional asociada a dicha pertenencia.

C)    Planteamiento socio-histórico. Toma en consideración los elementos históricos, estructurales y culturales como originarios primarios del conflicto.

 

Los tres planteamientos recalcan los diferentes aspectos de los conflictos interculturales en la percepción.

 

3.2.3        Roles sociales. Otros factores perceptivos pueden fomentar rupturas de comunicación. Se trata de los roles, por ejemplo, los de género o los roles profesionales. ¿cómo creemos que debe actuar una mujer? ¿qué comportamiento esperamos de un hombre?.

 

3.2.4        Concepto de sí mismo. Cómo nos percibimos a nosotros mismos va a influir en cómo  percibimos a los otros.

 

 

3.2.5 Los medios de comunicación de masas. En la configuración de las percepciones en general tienen una gran importancia los medios de comunicación. Y en el ámbito de la percepción del extranjero por ejemplo, el profesor holandés Teun Van Dijk, confirma esta influencia y presenta en una de sus conocidas investigaciones con entrevistas, el hecho de cómo la gente se basa en las referencias informativas extraídas de los medios para opinar sobre los extranjeros.  

 

 

3.3 Las INFERENCIAS son veracidades o juicios que se hacen sin prueba ni demostración. Las inferencias provienen de nuestros valores y percepciones. Los prejuicios,  los estereotipos y la discriminación  son ejemplo de ello.

3.3.1 Los estereotipos

 

La psicología social desde los comienzos de su emergencia como disciplina se ha ocupado de los estereotipos sociales y se ha planteado diferentes teorías y enfoques para explicarlos, estando condicionadas por las teorías psicológicas existentes en ese momento.

 

Los estereotipos tienen como objetivo simplificar la realidad: cualquier persona es identificada directamente con el estereotipo del grupo al que pertenece.

Los estereotipos sobre grupos culturales, étnicos o religiosos se han ido formando a lo largo de la historia y transmitiéndose de una generación  a otra. Por ejemplo, el alemán rubio, trabajador, gran bebedor de cerveza; es evidente que también existen alemanes que no son rubios y que probablemente no sean trabajadores; pero esos rasgos anteriormente citados podrían formar parte del estereotipo de “alemán”. El estereotipo de “español” con los rasgos de hospitalario, orgulloso y amante de los toros, contrasta con la información que tenemos de que no todos los españoles son hospitalarios o les gusta los toros.

Para romper estas ideas fijas que tenemos sobre los otros tenemos que indagar no sólo en la superficie, en lo que es evidente, en lo consciente (lo reconocemos muy fácil en los/as otros/as); sino que tenemos que reconocerlo en nosotros/as mismos/as (lo más complicado) en nuestro inconsciente, en lo invisible, en nuestra sombra.

Podríamos definir el estereotipo de diferentes formas, a saber:

   Rasgos que se atribuyen a un grupo.

   Imagen mental simplificada de los miembros de un grupo compartida socialmente.

   Creencias que atribuyen características a los miembros de un grupo.

 

Estas tres definiciones anteriores nos muestran dos aspectos fundamentales de los estereotipos:

·        Los estereotipos son compartidos por mucha gente. No son las imágenes mentales de una persona únicamente.

·        Los estereotipos se atribuyen a una persona como miembro de un grupo y no como persona individual. Por ejemplo:

 

GITANO

MUJER

HOMBRE

Comerciante

Sucio

Patriarcal

Sensible

Débil

Expresiva

Fuerte

Rígido

Inteligente

 

 

Podemos clasificar los estereotipos en tres grupos, según la valoración que hacen de los grupos sociales a los que se refieren, de este modo tenemos:

§         Estereotipos positivos: "Los gitanos son buena gente".

§         Estereotipos neutros: "Los suecos son altos".

§         Estereotipos negativos: "Los negros son unos guarros".


Las principales características de los estereotipos son:

• Son muy resistentes al cambio. Se mantienen aún cuando existe evidencia en contra.

• Simplifican la realidad. (Si el estereotipo es: “Los canarios son aplatanados", se simplifica al fijarse en un solo adjetivo que además puede ser o no cierto).

• Generalizan. (No todos los canarios son aplatanados).

• Completan la información cuando ésta es ambigua.

• Orientan las expectativas.

• Se recuerda con más facilidad la información que es congruente con el estereotipo.

ESQUEMA 1

 

3.3.2 Los prejuicios

 

 

Los prejuicios introducen los elementos de emoción y acción. Podemos definir los prejuicios como un: Juicio previo no comprobado, de carácter favorable o desfavorable, acerca de un individuo o de un grupo, tendente a la acción en un sentido congruente. Algunos autores reservan la palabra prejuicio para referirse a su dimensión afectiva o emocional, y utilizan la palabra discriminación para referirse a lo que aquí hemos denominado componente conativo o comportamental del prejuicio. Al igual que los estereotipos, pueden ser positivos y negativos y atribuirse a un individuo o a un grupo. Lo podemos ver en el gráfico:


 

CUANDO VEO UN NEGRO

 

 

PIENSO

 

 

SIENTO

 

ACTÚO

Guarro

Timador

 

Miedo

Me voy corriendo

 

COMPONENTE COGNITIVO

 

 

COMPONENTE EMOCIONAL

 

COMPONENTE CONATIVO

estereotipo

prejuicio

discriminación

 

 

ESQUEMA 2

 

3.3.3 La discriminación

 

 

Por último, si bien no está directamente relacionado con ningún proceso cognitivo, sí lo está indirectamente. Como hemos visto en la radiografía de los prejuicios negativos, utilizamos el concepto discriminación para hacer referencia al componente comportamental de los prejuicios negativos. También podríamos definirla sencillamente como comportamiento de hostilidad hacia otras personas.

ESQUEMA 3

 

MAPA 3

 

MAPA 4

 

La discriminación puede ser directa y por tanto manifestarse a través de agresiones físicas o verbales, o bien indirecta, que es lo más frecuente, y manifestarse a través de la legislación, el lenguaje, el curriculum oculto, las actitudes etc. En este sentido los medios de comunicación son el espacio de influencia más poderoso, así como las relaciones históricas entre los grupos.

Vamos a detenernos en los estereotipos de forma especial porque de estos tres conceptos es el que está más directamente relacionado con la percepción social.

 

 

  1. PROFUNDIZANDO EN LOS ESTEREOTIPOS

 

           

4.1              ANÁLISIS  SOCIO- HISTÓRICO DE LOS ESTEREOTIPOS Y PREJUICIOS:

 

Una de las causas más evidentes del surgimiento  de este tipo de percepciones es la ventaja o el provecho material que se ha sacado de ellos. Han servido de excusa o razón para la explotación económica y el dominio político. El hecho que los estereotipos y prejuicios sean una fuente de ventajas individuales y colectivas es una causa para que sigan existiendo.

 

 Ventajas de orden económico:

El colonialismo (desde el siglo xv), como ha sido practicado por los europeos frente a los no europeos, ha sido fuente de prejuicios. Incluso cuando estos estaban poco desarrollados en la metrópoli, los administradores de las colonias, los comerciantes que vivían en las mismas, terminaban por manifestar en sus relaciones con las poblaciones  indígenas, la insensibilidad y la actitud de superioridad racial que les serán ventajosas para sus empresas. Cuanto más duro y exigente se era, más rendimiento se lograba de los trabajadores que no podían  defenderse ni hacer uso de represalias. Los beneficios son mayores en la medida en que los salarios son más bajos.

Para prevenir la aparición de antagonismos de clase, se podían suscitar antagonismos entre grupos raciales, nacionales o religiosos. De esta manera, unos pocos explotadores podían conservar su posición dominante dividiendo a sus subordinados. El papel de gendarme se le confiaba a un grupo, que se encargaba de mantener por la fuerza a los otros grupos en sus lugares respectivos. A cambio, ese grupo tenía la satisfacción de considerarse superior, aunque él mismo sea explotado. Este método se aplicaba y se sigue haciendo con una  mucha “naturalidad” sin llamar mucho la atención.  

Métodos análogos a los del colonialismo se han empleado en el régimen interior de un país independiente. Obligando a la gente a vivir en los barrios reservados, en los que escasea el espacio y la infraestructura y medios necesarios, se mantendrá en un nivel elevado el precio de las casas y alquileres. No admitiendo trabajadores más que en ciertas profesiones en las que el asalariado está explotado, se hará descender los salarios a un nivel muy bajo. Aplicando medidas de segregación rigurosa, se reducirá al mínimo toda facilidad o ventaja para cierta fracción de la población.

Es difícil determinar hasta qué punto un prejuicio es premeditado o inconsciente. Pero la cuestión tiene poca importancia porque las consecuencias son idénticas. Que se utilice un prejuicio para explotar a un grupo de personas, o que se aprovechen indirectamente los desacuerdos entre los grupos para sacar todo el partido posible de la situación, los hechos son más o menos los mismos. Nos encontramos en presencia de una fuente de prejuicios.

 

Ventajas de orden político:

Para conservar el poder, un partido podrá fomentar divergencias entre los grupos. Los dictadores modernos han sabido “dividir para vencer”, tanto para mantenerse en el poder como para realizar sus conquistas. Se sabe que en varios países Hitler reclutaba sus partidarios, prometiéndoles las situaciones y los bienes de los judíos, sin dejar de hablar de los sentimientos latentes de superioridad racial. En los países democráticos donde los prejuicios juegan un papel preponderante, ciertos políticos aseguran el éxito de su carrera haciéndose los campeones del principio de la superioridad racial. Está demostrado que la mayoría de las organizaciones cuyo fin era fomentar los odios raciales, tendían en el fondo a la dominación política.

 

Pero la explotación económica y política, que son causa de prejuicios, tienen también sus límites y sus inconvenientes. Es probable que a la larga las ventajas de orden económico logradas por los países imperialistas hubieran sido mayores si esos países no hubieran recurrido a los prejuicios, a las medidas de la discriminación y a la violencia. Los que utilizan el prejuicio se exponen a sus peores víctimas, en el plano psicológico. Poca gente goza explotando y engañando a los otros; la mayoría siente repugnancia cuando tiene que confesarse injusta, deshonesta o desprovista de ideal; y no siempre nos  engañamos a nosotros mismos con los argumentos psicológicos que invocamos para justificarnos. Es pagar caro las ventajas de los prejuicios...Por otra parte, a medida que la resistencia de los pueblos oprimidos se organiza, las ocasiones para explotarlos con la tapadera de los prejuicios se hacen menos fáciles ( como el caso de los enfrentamientos entre Estados Unidos y los pueblos árabes).

 

4.2              ¿CÓMO SE FORMAN LOS ESTEREOTIPOS?

 

La psicología social, durante mucho tiempo, ofreció dos aproximaciones teóricas para explicar como se forman los estereotipos, la psicodinámica y la sociocultural. La primera, explica que la formación de los estereotipos  surgen de las pulsiones del individuo, con objeto de satisfacer necesidades inconscientes. La orientación sociocultural defiende, por el contrario que éstos surgen en el medio social, se aprenden a través del proceso de socialización, y son un reflejo de la cultura y la historia.

Con el tiempo la psicología social ha ido consolidando una tercera corriente, el sociocognitismo, que sintetiza las anteriores. Del psicoanálisis toma el que los estereotipos se forman y desarrollan en el interior de la persona. De la orientación sociocultural recoge que éstos surgen de la percepción social y de los procesos de socialización.    

            En primer lugar, veremos cómo se forman en el interior de la persona y en segundo lugar, cómo nos influyen  los procesos de socialización.


a)  En el interior de la persona:

Debajo de los estereotipos existen tres procesos o estructuras cognitivas básicas a través de los cuales percibimos la realidad que nos rodea: la categorización social (organizan la información simplificando la realidad que nos rodea), la comparación social (se dedican a marcar las diferencias entre unas categorías sociales y otras)y la atribución de características (atribuyen características a cada categoría, aportando información sobre lo que se puede esperar). Por tanto, construimos mentalmente lo social:

 

- Categorizando socialmente

Todos los seres humanos tendemos a categorizar el mundo que nos rodea para poder manejarlo y entenderlo mejor. Por ejemplo, si entramos en un centro comercial y necesitamos información sobre un producto, buscamos una persona que encaje dentro de la categoría de dependiente y la encontramos fácilmente consiguiendo así, de forma rápida, aquello que deseábamos.

La categorización social es vista como el proceso por el cual el ser humano ordena y agrupa los objetos del medio para simplificar la complejidad del entorno.

Como esa realidad es compleja, organizamos y agrupamos los estímulos que recibimos en categorías.

El lenguaje ayuda extraordinariamente en esta función. Por ejemplo, conocemos muchos tipos de sillas, a saber, con o sin respaldo, con o sin brazos, elaboradas de diferentes materiales, etc.. Sin embargo, a todas las englobamos dentro de la categoría silla. Esto simplifica enormemente las cosas, ya que al agrupar los estímulos nos ayuda a comunicarnos y a organizar lo que de otra forma sería un caos.

Con los estímulos sociales, las personas, pasa exactamente lo mismo. Percibimos a la gente agrupándolas en categorías sociales, que en este caso podemos denominar grupos sociales. Estas categorías pueden ser amplias: blancos, negros, judíos, mujeres, hombres,... ; o estrechas: las feministas, los pérez, mi familia, mis amigos, mis compañeras, mis clientes, ....

Por lo tanto, la categorización es un proceso cuya función es simplificar o sistematizar la abundante y compleja información que las personas recibimos del medio, para adaptarnos a éste.

 

                       - Comparando socialmente:

Las categorías las agrupamos y las clasificamos para marcar las diferencias entre unas y otras. Distinguimos entre unas categorías de otras separándolas y comparándolas entre sí.

A la hora de organizar esas categorías en grupos, cognitivamente exageraremos las diferencias entre los grupos y si no hay muchas diferencias nos las inventamos para poder organizar la información del exterior.

Así, por ejemplo, los estereotipos que realizamos a grupos externos son menos positivos que los propios (cierto etnocentrismo), lo cual supone un favoritismo hacia el propio grupo, un mayor conocimiento del mismo, desvalorización hacia grupos externos percibidos de una forma más global. Moscovici (1984), señalaba por su parte, que las respuestas a los estereotipos sociales y el prejuicio variará según el propio grupo y el grupo de referencia, y también según las posiciones de poder de unos grupos en relación con otros y la estructura social global.

El problema es que la clasificación social hace que se exageren las diferencias entre grupos y que los veamos como muy homogéneos, de manera que todos sus miembros nos parecen iguales. Por ejemplo, ¿qué imagen viene a tu mente cuando piensas en un contable, un abogado o un albañil?

 

                        - Atribución de características:

Al atribuir características a cada categoría, se pasa de ser receptores de información a generadores de conducta. Es decir, nos aportan información sobre lo que se puede esperar de un miembro de tal o cual categoría, las expectativas que podemos tener, como podemos comportarnos, etc..

Esta tendencia a establecer categorías y a agrupar a las personas dentro de ellas es lo que da lugar a los estereotipos, que van más allá de la mera categorización e incluyen rasgos de personalidad, emociones, aficiones, gustos, etc. que se cree que comparten los miembros de un grupo. Así, alguien puede pensar que un contable es aburrido e infiere que no le gustará ir de escalada.

 

Por lo tanto, las categorías sociales, como estructuras cognitivas que codifican, organizan, seleccionan y evalúan la información; tienen efectos sobre los juicios, creencias, predicciones, inferencias, expectativas y conductas.

Al interpretar el mundo le atribuimos una significación, pero utilizamos frecuentemente medidas diferentes. Estudios han revelado varios errores de percepción que pueden conducir a atribuciones inexactas:

·        Estamos influenciados por lo que nos parece más evidente.

·        Nos quedamos con nuestras primeras impresiones, incluso si son falsas.

·        Tenemos tendencia a pensar que los otros se nos parecen.

·        Tenemos tendencia a privilegiar las impresiones negativas.

·        Acusamos a la gente de ser responsables de su desgracia.

b) En lo social:

Una de las características de los estereotipos es que son compartidos por muchas personas, esto implica su connotación  social, porqué tantas personas los compartimos. Los responsables de la generación de los estereotipos son los agentes socializadores.

Los agentes de socialización transmiten los valores que la sociedad reproduce y mantiene. Detrás de los estereotipos están los valores que intenta transmitir la sociedad. El conocer los valores que hay detrás de los estereotipos, nos va a permitir desmontarlos.

Se habla de tres agentes socializadores principales: la familia, la escuela y los medios de comunicación.

 

-   La familia :

Juega un papel principal en la formación de las actitudes y de los valores en las personas. En este ámbito adquirimos nuestra identidad social (experiencia de pertenencia a diferentes grupos sociales), así mismo aprendemos cómo vemos a las personas de otros grupos sociales diferentes al nuestro, cómo nos sentimos ante lo diferente, y como actuar ante los demás. Este conocimiento no se transmite expresamente (nuestras teorías implícitas), sino que se aprenden a partir de la observación de los modelos materno y paternos. . No es necesario que los padres enseñen a odiar de forma directa; a menudo basta con comentarios peyorativos o bromas desagradables sobre un determinado colectivo que provocan risas de complicidad y aprobación, como los chistes sobre negros o homosexuales.

-  La escuela:

Tampoco es neutral. Al igual que la familia, transmite valore y su influencia es importante en lo que respecta a la visión de los otros diferentes, porque es en ella donde las personas comenzamos a tener experiencia de relación con otros distintos a nosotros. La escuela transmite valores a través de los contenidos que se imparten (numerosos estudios muestran  la ausencia de referencias al pueblo gitano en el contenido curricular), y también de lo que podemos llamar el curriculum oculto, aspectos tales como la composición de los alumnos/as en el aula, las relaciones que se fomentan entre ellos, las actitudes de los profesores/as ante el alumnado (teorías implícitas). A modo de ejemplo , comentaremos que no es lo mismo llevar a cabo un aprendizaje cooperativo donde se enseña al alumnado a relacionarse de forma positiva con los demás, que un aprendizaje competitivo en el que prima lo individual sobre lo grupal.

-    Los medios de comunicación:

La tv, prensa, radio, libros , etc.  nos transmiten valores. Cada día se da más importancia a los medios audiovisuales, y sobre todo en el caso de la infancia. La televisión y los videojuegos tienen un papel importante a la hora de transmitir valores como la competitividad, el poder de la fuerza, la bondad, espíritu de superación y eficacia de los personajes, perversidad y estupidez de los adversarios (marcar las diferencias entre personas pertenecientes a grupos diferentes).

                        - El lenguaje

 Es el otro agente de socialización que también transmite valores. Es necesario reflexionar sobre las connotaciones que tienen las expresiones que incluyen las palabras como negro, indio, gitano, etc. Por ejemplo, para decir dinero no declarado hablamos de “dinero negro”, o cuando vemos pocas perspectivas de futuro decimos que lo vemos “negro”. Lo mismo nos ocurre con el uso del masculino para referirnos indistintamente a mujeres y hombres.

 

Como hemos visto los agentes de socialización transmiten valores sobre la visión que tenemos de los otros diferentes a nosotros. Esta diferencia puede ser sexual, física, étnica, por razón de edad, de clase social, etc.

 

MAPA 5

 


4.3              Mecanismos Psicológicos que mantienen los estereotipos

 

Vamos a detenernos en los mecanismos psicológicos (individuales-internos) que hacen que los estereotipos sean estables, aunque también sabemos que los agentes socializadores juegan un papel fundamental.

 

- Las resistencias:

Como ya comentábamos anteriormente, una de las características de lo estereotipos es que son muy resistentes al cambio, incluso cuando existe evidencia de lo contrario. La resistencia al cambio está relacionada con los valores que llevan asociados cada sistema de categorías. Cuando hablábamos de la comparación social decíamos que tienden a exagerarse o inventarse diferencias entre categorías, eso se hace para mantener el sistema de valores, es decir, para tener “cognitivamente claro” que mi grupo tiene unos valores con los que yo me identifico (modo de vestir, forma de hablar, cosas que se hacen, cosas que no se hacen...), frente a otros grupos que tienen otros valores.

Aparece así el fenómeno de la distintividad entre los grupos sociales. Si una persona pertenece a un grupo distintivo (diferente al nuestro y llamativo por la razón que sea) y realiza un comportamiento distintivo (curioso, raro, significativo...), se tenderá a correlacionar la pertenencia al grupo con su comportamiento. Por ejemplo, si vemos a un africano/a (grupo distintivo entre los blancos) vender droga (comportamiento distintivo) en la plaza España, tenderemos a consolidar el estereotipo “los inmigrantes africanos venden drogas”. ¿qué pasaría si lo hiciera un blanco? Buscaríamos alguna característica distintiva: inmigrante europeo no comunitario, latinoamericano, canario  de la zona periférica de la ciudad, etc.

 

                               - Las expectativas:

Los estereotipos orientan las expectativas. Siguiendo con el ejemplo anterior, si tengo el estereotipo de que los “africanos venden droga”, sé lo que puedo esperar de  un africano que está solo en un parque, incluso puedo predecir su conducta. Pero supongamos que me equivoco y que esa persona espera a una amiga, curiosamente mi estereotipo no va a cambiar al recibir la nueva información en contra. Por el contrario serán mis expectativas las que codifican esa información de forma que se confirmen a si mismas. Es decir, haré lo necesario para interpretar lo que ha pasado de forma parecida a esto: “se ha juntado a esa chica para enseñarle la mercancía en casa” y así quedan intactas mis expectativas y mi estereotipo.

 

-  El efecto de autocumplimiento:

No sólo tenemos una tendencia a percibir que los demás actúan según nuestras expectativas como acabamos de ver; sino lo que es más importante, también hay en nosotros una tendencia a actuar de forma que respondamos a las expectativas que creemos que los demás tiene de nosotros/as.

El efecto de autocumplimiento se produce en muchos ámbitos. Por ejemplo , en el ámbito escolar, cuando un profesor/a forma una primera impresión de los alumnos/as, o ha recibido una información previa de éstos/as, tendrá una tendencia a tratarlos según esa impresiones y ellos/as a cubrir sus expectativas. Si nos imaginamos que en la clase, a unos/as niños/as se les trata como muy inteligentes y a otros/as como no tanto, los/as  primeros/as se comportarán como si lo fueran y los segundos como menos inteligentes. El resultado sería diferente si no se hubiera formado primeras impresiones (teorías implícitas) y hubiera mantenido un trato de respeto y estima con todo el alumnado.

 

- La memorización:

Recordamos mejor aquello que es congruente con nuestro estereotipo. Por ejemplo, si nuestro estereotipo es que los dominicanos son muy escandalosos recordaremos mucho mejor las veces que veamos a dominicanos armando jaleo, que las que los veamos en silencio.

Curiosamente en el proceso un efecto contrario, se recuerda mejor la información que choca o es claramente incongruente con los estereotipos. Lo cual no quiere decir que esa información modifique el estereotipo, ya que puede ser considerada como información  distintiva  y reforzar el estereotipo.   

       

MAPA 6

 

 

 

4.4.      LAS RELACIONES ENTRE LAS PERCEPCIONES Y LOS GRUPOS

 

Tanto en la formación de los estereotipos como en su mantenimiento hemos visto los conceptos de categorización, comparación entre categorías o la resistencia, siempre desde una perspectiva grupal. En este apartado vamos a profundizar un poco más y hacer más explícita la relación entre estereotipos y los grupos sociales:

 

4.4.1  Identidad Social y Comparación Social.

Nacemos perteneciendo a grupos sociales. Nuestra familia, nuestro barrio, nuestro pueblo, nuestra ciudad, región, país..., son ejemplos de categorías o grupos sociales a los que comenzamos a pertenecer cuando nacemos. Poco a poco vamos tomando conciencia de nuestra pertenencia a estos grupos, ya sea por el idioma que aprendemos, por el ambiente en el que crecemos, por las pautas de conducta que desarrollamos, etc. Del mismo modo que adquirimos una identidad personal (que vamos identificando con los años, con nuestras sensaciones, con nuestro nombre, con nuestro sexo, con nuestras experiencias...) Así vamos adquiriendo una identidad social, que no es otra cosa que una parte de nuestro autoconcepto que deriva de nuestro conocimiento de pertenencia a un grupo/s social/es, junto con el significado valorativo y emocional asociado a dicha pertenencia .

Todas las personas tendemos a tener una identidad personal y social positiva. Otra cosa es que el medio en el que nos movemos nos permita adquirir esa identidad positiva. La identidad personal positiva nos permite adquirir nuestra valía como personas únicas, y nuestra identidad social positiva nos permite mantener nuestros valores compartidos grupalmente.

Ni las personas ni los grupos vivimos de forma aislada, es por ello que tanto la identidad personal como la social, se adquieren por comparación.

Vemos que los fenómenos de identificación social positiva y de comparación social sirven para preservar los valores del grupo al que pertenecemos, es decir, un grupo social puede cumplir su función de proteger su identidad social únicamente si puede preservar su diferenciación positivamente valorada respecto a otros grupos.

¿Qué pasa cuando la identidad social de una persona que pertenece a un grupo no es positiva?

Pensemos en dos grupos sociales, una minoría negra y una mayoría blanca. Pongamos por caso que un/a joven negro/a no se siente a gusto con su identificación social de negra. Básicamente tiene dos posibilidades, abandonar el grupo o quedarse en él.

Abandonar el grupo supone, en sentido amplio, dejar de comportarse como un/a negro/a (vestido, peinado, compañía, forma de pensar, etc.), para parecerse más al grupo mayoritario. Es lo que conocemos por asimilación, siempre y cuando su grupo original se lo facilite, y el grupo al que quiere pertenecer le permita incluirse en él.

Si no puede abandonar el grupo, puede reinterpretar las características de su grupo que no le hacen sentirse a gusto o trabajar para que mejoren las condiciones de vida de éste, de esta forma podrá mejorar la valoración emocional que  él o ella hace de su propio grupo.

 

4.4.2  Fenómenos básicos en las relaciones entre grupos.

Todas las personas tendemos a tener una identidad social positiva.Tendemos a permanecer en grupos que nos permitan mantener unos valores que consideramos positivos.

En situaciones de conflicto entre grupos siempre se produce un favoritismo endogrupal, así podemos entender y explicar fenómenos como el ETNOCENTRISMO, que hace que miembros de un grupo tiendan a aceptar a los culturalmente iguales a ellos y a rechazar a los que no lo son. Esto tiene efectos complementarios

a)      La acentuación de las diferencias intergrupales y

b)      La  acentuación de las semejanzas intragrupales.

De este modo, los grupos se perciben muy diferentes entre sí, así como muy homogéneos a sí mismos. En ocasiones, el grupo para mantener su cohesión social puede imponer sus normas (“disciplina de pandillas”), de este modo los miembros del grupo procurarán no salirse de las normas establecidas si quieren mantener su identidad social positiva dentro de ese grupo.

Otra  forma de favorecer a nuestro grupo es desfavorecer al otro, homogeneizar al exogrupo, es decir, a desindividualizar a sus miembros   (“todos los inmigrantes son iguales”). Homogeneizar al exogrupo no es un mecanismo para aumentar su cohesión, como lo era la acentuación de diferencias intergrupales, sino para acentuar las diferencias con nuestro grupo (“lo nuestro es más rico, más variado”).


Estos fenómenos intergrupales persiguen el mismo objetivo:

 

-       Valorar más positivamente a nuestro grupo, lo vemos más cohesionado y más variado que otros grupos.

-       Ver a los  otros muy diferentes a nosotros y muy homogéneos entre sí (estereotipados).

 

4.4.3        El concepto de enemigo:

Dentro de los mecanismos psicológicos que establecen las diferencias y potencian la competitividad entre los grupos está el concepto de enemigo.  Nos hemos pasado gran parte de nuestra historia marcando las diferencias entre “nosotros” y el “ellos”, fomentando actitudes de competitividad y de rivalidad.

Estas prácticas que nos son tan cotidianas son acentuadas cuando existe rivalidad entre países. Hace unos pocos años, en le período de la guerra fría, los líderes de Estados Unidos transmitían a su población la idea que los rusos eran auténticos demonios, esta idea que caló con facilidad en la población permitió justificar un aumento del presupuesto de defensa hasta cotas desconocidas en la historia de EE.UU. (suponemos que en el otro bando ocurría lo mismo). Uno de los objetivos de los grupos pacifistas americanos era organizar viajes a la URSS, con gente americana para desmontar semejante estereotipo. En los periodos de guerra, también es asombroso observar lo malo que es el enemigo y lo buenos que somos nosotros (Guerra contra Irak).

Lo mismo ocurre con el estereotipo de los inmigrantes como enemigos, que nos quitan el puesto de trabajo, nos invaden, etc. Con el contenido de los estereotipos se transmiten una idea de los otros diferentes a nosotros, como enemigos, para justificar conductas individuales, sociales e institucionales en contra del distinto.

 

MAPA 7

 

4.5.      ESTRATEGIAS PARA EL CAMBIO DE ESTEREOTIPOS

 

Algunas estrategias que  facilitan  el  cambio de estas percepciones distorsionantes serían las siguientes:

MAPA 8

 

4.5.1 Desarrollar la autoconciencia:

 

Descubrir  y reconocer nuestros propios prejuicios.

Hablar con otras personas para descubrirlos.

Pensar en las ventajas e inconvenientes de nuestras acciones cuando hemos diiscriminado a otros y cómo nos hemos sentido cuando lo han hecho con nosotros/as.

Analizar el origen de estas percepciones y las consecuencias que han provocado sobre las personas estereotipadas

Localizar los mecanismos psicológicos que han intervenido en la configuración de nuestros estereotipos


4.5.2 Verificar nuestra percepción:

 

Los errores en la percepción nos puede conducir a atribuciones inexactas.  La capacidad de verificar nuestra percepción nos permite comprobar si lo que hemos entendido se ajusta a la realidad. La verificación se realiza en tres momentos:

 

1.- Descripción del comportamiento percibido.

2.- Transmitir dos explicaciones posibles de este comportamiento.

3.- Solicitar la aclaración a nuestro interlocutor para poder entender con mayor exactitud.

 

Ejemplos de verificaciones de la percepción serían los siguientes:

 

-         “Cuando has dejado precipitadamente la habitación y cerraste la puerta (comportamiento), no sabía se estabas furioso/a conmigo (primera explicación) o algo inquieto/a (segunda interpretación). ¿qué sentimientos tenías en esos momentos? (aclaración).

-         “No te has reído mucho estos dos últimos días (comportamiento). Me pregunto si alguna cosa te inquieta (primera explicación) o si estás únicamente tranquilo/a (segunda explicación). ¿qué es lo que te ocurre? (aclaración).


4.5.3        Promover la empatía:

ESQUEMA 4

 

 

Es la capacidad de salir de nosotros/as mismo/as para comprender al otro, de captar su punto de vista. Hay dos aspectos que considerar al hablar de empatía. En el plano cognitivo, equivale a la comprensión de lo que la otra persona nos comunica. Requiere  por nuestra parte evitar opiniones, juicios, valores, consejos, etc., para adoptar los de la otra persona. Y en la vertiente emocional, se trata de captar lo que la otra persona vive en el plano emocional. En definitiva, se trata de ponerse en el lugar del otro como si fuera esta otra persona y vivenciar su realidad como ella lo percibe.

La comprensión del otro es una tarea complicada, debido a nuestras historias personales diferentes y a nuestras capacidades de comunicación limitadas. Podemos aprender a ser más empáticos mediante diferentes estrategias. El “método de la almohada” puede servirnos como herramienta para ayudarnos a comprender más a los otros. Su nombre se debe a que se trata de abordar una cuestión desde cinco puntos de vista diferentes.

ESQUEMA 5

 

 

Pasos a seguir:

·        Escenario 1: Tengo razón, el otro está en un error.

Es el punto de vista que adoptamos generalmente al abordar un problema. Nosotros  desacuerdo con nosotros.

 

·        Escenario 2:  El otro tiene razón, yo estoy equivocado.

En esta fase, se cambia de punto de vista y se encuentran mejores argumentos para explicar la forma en que los otros pueden tener una visión diferente de la nuestra. Aparte de identificar los puntos fuerte del otro, se trata de encontrar los fallos a nuestro razonamiento. Encontrar defectos a nuestro punto de vista e intentar mantener la posición del otro requiere de cierto esfuerzo por nuestra parte. Sin embargo, al invertir los puntos de vista podemos darnos cuenta que la posición de la otra persona tiene su valor.

Hay casos donde no va a ser complicado entender el comportamiento o razonamientos  del otro ( comportamientos violentos, de engaño, etc.). Podemos llegar a comprenderlo, sin aprobarlo por ello, se trata de ser capaces de comprender por qué una persona recurre a la violencia, etc.

El objetivo de esta posición es encontrar un medio para comprender cómo una persona puede comportarse o pensar  de una forma diferente a la nuestra.

 

·        Escenario 3: Tenemos ambos razón y ambos estamos equivocados.

Se trata de reconocer todos los puntos fuertes y todas las debilidades de los argumentos llevados por cada  persona. Se trata de coger distancia  con respecto  a la situación de conflicto, nos puede ayudar a mostrarnos menos críticos/as y más comprensivos/as con el punto de vista del otro.

 

·        Escenario 4: La cuestión no es importante.

Esta etapa nos ayudará a flexibilizarnos con respecto a la controversia. Al reflexionar sobre los problemas nos damos cuenta que no son tan vitales como suponíamos. Los efectos de un acontecimiento traumatizante (muerte de una persona cercana, ruptura de una relación afectiva, etc.) Pueden no desaparecer , pero intentamos  aprender a aceptarlos y a continuar viviendo. Con frecuencia nos dejamos absorber por un conflicto que contiene un tema menor, al punto de perder de vista con ello los elementos que nos acercan a la otra persona.

 

·        Escenario 5: Todos los escenarios tienen su parte de verdad

La etapa final consiste en reconocer  qué tienen cada uno de ellos de positivo. Nuestra experiencia nos mostrará que cada situación examinada tiene su parte de verdad.

 

Después de haber considerado una cuestión a partir de estas cinco perspectivas, adquiriremos una nueva visión de las cosas. Puede que no cambiemos de opinión, pero sí percibiremos que nuestra empatía para con otros puntos de vista ha progresado. 

 

 

  1. SOBRE LA COMUNICACIÓN INTERCULTURAL

A partir de lo expuesto anteriormente podemos deducir el significado del concepto comunicación intercultural (Gudykunst y Tooney):  La comunicación intercultural es la comunicación interpersonal entre pueblos con diferentes sistemas socio-culturales.

            Según Cohen Emerique dicho proceso consta de tres fases

1.       Descentrarse, conocerse a sí mismo, cuestionarse a sí mismo; ser consciente del propio sistema de referencias, valores y creencias;

  1. Comprender el sistema del otro, cuestionarlo, o darle valor;
  2. Negociar a fin de elaborar una plataforma común intercultural.

 

1º La descentración

 

La descentración es el proceso que permite a las personas tomar conciencia y distancia de sus referencias culturales para llegar a una relativización de sus propios puntos de vista, para de este modo acceder  a una cierta mentalidad cultural que no es sinónimo de negación de su identidad, sino al contrario, un reconocimiento dominado de su identidad (Cohen Emerique 1994).

 

Se trata, pues, de aprender a llevar una mirada crítica sobre sí mismo y sus propios marcos de referencia. La noción de IDENTIDAD es el concepto clave de este trabajo. La identidad de un individuo puede ser comparada con una prima con distintas caras que comportan una parte dada por la cultura y una parte construida por el individuo, por su propia voluntad y por los acontecimientos de su vida.

 

A veces, ciertos rasgos de la identidad pueden pasar a primer plano. Se hablara entonces de ZONAS SENSIBLES. Se trata de zonas de la identidad que cuando se tocan provocan reacciones afectivas muy fuertes (agresivas o de tristeza). Estas zonas sensibles residen en sujetos que son o han sido objeto de un combate personal o sociohistórico, como la concepción de la libertad religiosa, la laicidad, la religión  e la vida cotidiana, el papel de la mujer, el lugar de los niños en la familia y en la sociedad, la concepción de la educación de los niños – en concreto el uso de castigos corporales- , la concepción del tiempo de acuerdo con parámetros de rendimiento y eficacia, etc.

 

Las zonas sensibles del individuo pueden cambiar, evolucionar con el tiempo y según las circunstancias de la vida. Cuando éstas se apaciguan, pasan al nivel del subconsciente. Cuando se avivan, provocan reacciones afectivas que pueden impedir la comunicación. Nos encontramos entonces dentro de una lógica de conflicto y no en una lógica de comprensión y de negociación. Es por ello importante tomar conciencia de las propias zonas sensibles y de las de los posibles interlocutores si uno quiere entrar en un proceso intercultural.

 

2º La penetración del sistema del Otro

 

Comprender el sistema del Otro consiste en dar pruebas de una actitud de apertura, un esfuerzo personal de curiosidad para descubrir lo que da sentido y valor al Otro, para darle la palabra y expresar lo que fundamenta sus roles, sus funciones, sus creencias, siempre interpretadas de manera única por el individuo.

 

Se trata  de apropiarse la cultura del Otro tomando en cuenta todos sus aspectos, y esto dentro de una perspectiva dinámica que intente reconocer los cambios provocados por todos los procesos de aculturación que han estructurado la persona. El objetivo será el de comprender el marco de referencia de la persona, es decir, el sistema de valores que guía su comportamiento y sus reacciones.

 

Para llegar a ello, Cohen-Emerique propone diversos medios:

-         La recogida de información a través de la lectura o de práctica que toquen a la cultura del Otro. Esta actitud es importante, pero no suficiente, e incluso peligrosa, en la medida en que este enfoque puede reforzar los estereotipos y ocultar  las variables de apropiación propia e individual de la cultural.

-         Informarse por medio del mismo interlocutor, considerando como primera y, sin dudas, mejor fuente posible de información, a la hora de explicar su marco de referencia.

-         Estar atento a los comportamientos no verbales y al lenguaje utilizado por las personas.

-         En definitiva, “dar tiempo al tiempo” porque descubrir el universo del Otro, mediante la interiorización de sus códigos de referencias y descentrándose de los propios, no pueden realizarse rápidamente ( Cohen- Emerique, 1994)

 

3º La negociación-mediación

 

La negociación-mediación se inscribe en la fase de resolución de problemas, en la fase de crisis, cuando los códigos culturales en presencia son, o muy distantes, o en oposición, incluso en conflicto, y en este caso, se pueden ver amenazadas nuestras propias o bien el Otro se puede ver excluido y empujado hacia la marginalidad (Cohen- Emerique, 1994).

 

Sin entrar de manera muy profunda en las teorías de los procesos de negociación-mediación, es necesario reconocer que:

-         Nos situamos ante un conflicto de valores.

-         El otro debe ser considerado como igual interlocutor, parte y socio necesario para la resolución del problema.

-         Se debe conceder al Otro grado de racionalidad que a uno mismo

-         El cambio debe provenir de las dos partes.

-         Se debe de encontrar el interlocutor válido y un buen soporte institucional.

-         El análisis intercultural constituye la base de la negociación; todo aspecto personalizado debe ser evitado.

-         La caricatura debe ser evitada a toda costa.

-         El valor de la persona debe ser reconocido; nadie buscará el bien de una persona en lugar de esa persona; cada uno por sí solo sabe donde se encuentra su bien.

-         Un pacto de no violencia asegurará un buen desarrollo de la negociación.

 

 

3.      SOBRE LAS DIFICULTADES Y EL CONFLICTO INTERCULTURAL

 

 

Sin embargo, lo que caracteriza , la mayoría de las veces,  es el desconocimiento que se tiene de la otra cultura y ellos da lugar al conflicto.

La comunicación intercultural se hace tan difícil a veces por varias razones, una es  porque los individuos tienden a favorecer más a los miembros de su propio grupo (endogrupo) que a los miembros de otros grupos (exogrupo). También tendemos a interpretar de manera inconsciente, los comportamientos de otras culturas o de los otros con estereotipos . Además, se suele tener cierto temor a que se dañe el autoconcepto, a ser juzgados y explotados y por ellos las expectativas negativas frente a otros grupos.

Uno de los fenómenos que más dificultades ofrece a la hora de la comunicación entre culturas es el etnocentrismo. El etnocentrismo consiste en acercamos a otras culturas analizándolas desde nuestra propia cultura. Nuestra cultura aparecería como la medida de todas las demás culturas. Cuando tenemos actitudes etnocéntricas estamos colocándonos las gafas de nuestra cultura para ver las otras.

La primera consecuencia del etnocentrismo es la falta de comprensión. Como veíamos más arriba si queremos comprender cualquiera de sus manifestaciones debemos comprender el contexto en el que éstas se encuadran, ya que es en éste donde cobra todo su sentido. Pues bien, de la misma forma que para comprender a una persona debemos captar su mundo interior (para conocer como simboliza su experiencia) para conocer una cultura tenemos que contemplarla desde los valores que la penetran.

El etnocentrismo es una actitud que podemos encontrar con frecuencia. El planteamiento del racismo clásico que establece la superioridad de una raza, destila etnocentrismo. Hoy en día es difícil encontrar personas que mantengan actitudes etnocéntricas manifiestas, es decir que sostenga la superioridad de su raza o de su cultura. Lo que si resulta más fácil encontrar son manifestaciones más sutiles de este mismo etnocentrismo, que nos hace sentirnos superiores sin necesidad de manifestarlo verbalmente, pero que se nos "escapa" en forma de comportamiento.

Un ejemplo que muestra como el etnocentrismo es una actitud común en nuestros días y dentro de nuestra cultura, es el convencimiento tan extendido de que las diferentes culturas se están occidentalizando, y que el destino final de éstas es el estilo de vida occidental, lo que a veces se denomina como la cultura de masas. Este planteamiento tan típicamente etnocéntrico muestra un profundo desconocimiento de la diversidad cultural

Observemos el flujo del etnocentrismo en el siguiente cuadro:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



A lo largo de estos apuntes hemos ido mencionando el conflicto que se puede dar en diferentes culturas y sus motivos. En cualquier caso resumimos en los siguientes puntos:

 

·          Aspectos idiomáticos que propician la aparición de una comunicación errónea

·                           Inferencias  (prejuicios, estereotipos, discriminación) incorrectas sobre diferentes culturas.

·             Expectativas de que las otras personas se van a adaptar a nuestros valores

·           Valores en conflicto como por ejemplo los valores etnocéntricos (norteamericanos, por ejemplo) que chocan con los valores de otra cultura.

·           Valores impuestos por el fenómeno de la globalización.

 

Un instrumento que nos puede ayudar a tomar conciencia de las consecuencias de los conflictos interculturales es el método de análisis de los incidentes críticos. Se pretende con el método de incidentes críticos facilitar el análisis de una situación de desagrado en una comunicación entre personas de diferentes culturas, se intenta ver en esa situación concreta qué valores, creencias supuestos están en juego y han actuado.

            El proceso a seguir se expone a continuación:

Cada participante debe redactar un incidente crítico vivido personalmente. Se deben recordar los siguientes puntos a tener en cuenta:

1.      Que el relato sea una historia corta, pero conteniendo todos los elementos necesarios ( escena, actores, contexto...).

2.      Es necesario que se dé un choque emocional y que tal choque se identifique como algo propio y determinado por una cultura.

3.      Esa historia tiene que estar escrita en 1ª persona del singular.

4.      Debe corresponder con una acción delimitada en el número de personas, en el tiempo y en el espacio

5.      NO aceptar casos de violencia física, verbal o de racismo 8poque en todos estos casos no hay actores, hay víctimas).

 

-  Cada participante lee su incidente crítico al grupo, quien junto con los formadores, examina si se trata o no de un conflicto cultural

-  El grupo selecciona entonces los incidentes críticos, que serán analizados en subgrupos de 5 ó 6 personas con ayuda del cuestionario que aparece más abajo.

-  Cada subgrupo presenta a continuación su análisis de forma esquemática, al tiempo que los participantes discuten y completan el análisis con ayuda de los formadores

 

Algunas indicaciones para el animador o mediadora

 

Este cuestionario tiene una finalidad esencialmente pedagógica y no de resolución de problemas. Se trata de enseñar a captar a los actores en su contexto, a comprender sus marcos de referencia y sus posturas. No se trata, pues, de un método de resolución de conflictos en sí sino más bien de un procedimiento para hacerse preguntas y formular hipótesis.

 

El cuestionario se divide en dos partes: la primera es descriptiva, y la segunda analítica; permite la puesta en cuestión y la elaboración de hipótesis. Estas hipótesis se construyen a partir de lo que los actores de ellos mismos y de lo que cree saberse de otros actores.

 

Su puesta en práctica debe permitir la toma de conciencia y la clarificación del marco de referencia, de los valores, de las reacciones de la persona que ha vivido el conflicto. Este aspectos, sin duda, difícil de conseguir, puesto que impone una revisión de lo que a menudo es vivido por los individuos como evidencias inconscientes. Puede provocar, por otro lado, emociones fuertes.

A menudo, a los participantes les cuesta trabajo, por un lado, identificar los elementos principales que han ocasionado el conflicto y, por otro, relacionar este acontecimiento con los valores a los que se refieren para emitir un juicio. A veces son necesarios varios ejercicios de análisis para llegar a este objetivo.

 

La explotación debe también, evidentemente, proporcionar explicaciones de los comportamientos del Otro, que están integrados de manera coherente en su cultura y en su sistema de valores. El otro es entonces aprehendido en una complejidad similar a la propia complejidad. Este análisis exige a los formadores poseer un mínimo de informaciones antropológicas sobre las culturas abordadas en los incidentes. Si éste no es el caso, hace falta ser muy prudente y plantearse, bien emitir únicamente hipótesis, bien pedir a los participantes que se informen entre dos sesiones de formación bien ahondar en la cuestión acudiendo a otras personas ajenas a la formación y posteriormente proporcionar explicaciones. Es necesario, en efecto, desconfiar de las aproximaciones estereotipas que inmovilizan al Otro en un sistema que no es el suyo.

 

El formador debe también progresivamente aportar conocimientos sobre  los marcos de referencia, los valores de las diferentes culturas y respecto a los elementos principales que se repiten casi sistemáticamente, es decir: el estatuto de la mujer, el lugar de la religión, el velo, la piscina  para chicas, el estatuto del niño en la familia, el papel del colegio, la higiene, la alimentación, etc.

Finalmente hay que volver a insistir en los caminos para seguir avanzando en la comprensión del sistema del otro.

 

Algunos ejemplos analizados

 

Caso

 

I.C.: “Festival de teatro a la africana”

 

El director de un colegio de educación primaria en Lieja (Bélgica) relata el siguiente incidente:

 

“Hace cuatro o cinco años, organizamos nuestro primer festival de teatro.

 

La fiesta tenía evidentemente dos fines: traer a los padres al colegio para tener un encuentro con ellos y conseguir dinero para mejorar las instalaciones. En el cartel se podía leer: “Invitación cordial para todos. Vengan a aplaudir a sus hijos en escena mientras toman una copa o degustan una de nuestras especialidades...”

Un grupo de una veintena de madres africanas recién llegadas a Bélgica se instala en el mejor lugar del patio, bajo el cobertizo. Los bolsos, los cochecitos, la ropa, ocupan el doble del espacio del necesario. Se pueden decir realmente que la fiesta es para ellas: ríen, gritan para comunicarse, y todo ello sin preocuparse de los niños que cantan sobre el escenario. Los demás padres y niños miran de reojo.

 

No consumen nada.

 

Al cabo de una hora, una de las madres me increpa aplazar: “Qué, director, ¿no nos ofrece una copa?”

 

Cuando le explico que es ella la que debe pagar, me responde que no era eso lo que ponía en el cartel y que estaban invitadas.”

 

 

 

Análisis del I. C.: “Festival de teatro a la africana”

 

DESCRIPCIÓN DE LOS ACTORES

 

 

1)      Actores principales

 

§     Las madres africanas recién llegadas a Bélgica; originarias del  Zaire, de Ghama, de Togo, de Ruanda y de Uganda, hablan una lengua identificada como el lingala; son de educación y cultura cristiana (hablan francés), y en su mayoría están solas, es decir, sin marido.

§        El director del colegio: natural de Lieja, cerca de los cincuenta; recién nombrado director.

 

El análisis realizado por el subgrupo ha revelado en este caso (como a menudo en la práctica)  en qué medida, como profesionales, muy frecuentemente ignoramos la trayectoria migratoria del público (¿qué proyecto migratorio tienen?) y su historia familiar (sin hablar de las referencias culturales en sentido estricto que por definición no son desconocidas). De hecho, ¿qué sabemos de esas madres africanas? ¿Han llegado en el marco de un reagrupamiento familiar o de una petición de asilo? ¿Vienen del campo o de un medio urbano? ¿Pertenecen a una misma etnia o a varias (son presentadas como hablantes de lingala)? ¿Cuál era su estatus social en el país de origen?

 

Ahora bien, estas interrogaciones son extremadamente pertinentes a la hora de delimitarlas las posturas que hacen más explícita la motivación y las opciones de las poblaciones emigrantes. Atreverse a hacer preguntas sin indiscreción puede ser muy útil. Al mismo tiempo que desconocemos al “otro”, también tendencia a pasar demasiado deprisa la etapa que consiste en describirnos a nosotros mismos (cf. Fase de descentración): en este caso, ¿quién es ese director del que no senos dice que unas cuantas cosas (aunque estaba presente en el subgrupo)?

 

No obstante, el proceso exige ir más allá de las apariencias no sólo en lo que conciérnela “otro”, sino también, e incluso más, en lo que concierne al profesional (dado que en el contexto de formación continuada trabajamos esencialmente a partir del profesional que está presente en el grupo de formación).

 

2)      Actores secundarios

 

 

3)      Actores secundarios

 

Las madres africanas:

 

 

El director está en posición superior en relación con las madres africanas (desigualdad de situaciones: un director frente a unos  padres de alumnos), al tiempo que la descripción de la situación muestra que esas madres parecen encontrarse bien allí.

 

Los demás padres están más bien descontentos (miradas de desprecio hacia madres).

Los profesores están furiosos: estas madres no muestran los signos esperados de atención y respecto por el trabajo que han realizado con los niños.

4)      Relación entre los grupos de pertenencia de los actores

 

Existe un contencioso histórico entre “árabes” y “negros” en torno al comercio de esclavos que aquellos llevaron a cabo con estos.

 

Por otro lado, el pasado colonial, en general ( africanos colonizados europeos colonizadores) y en particular (relaciones históricas de amor-odio entre Bélgica y el Congo, después Zaire y más tarde República democrática del Congo), es el telón de fondo en las representaciones de los actores de la situación, con lo que esto puede comportar en términos del clichés y arcaísmo potenciales.

 

 

LA SITUACIÓN Y SU CONTEXTO

 

1)      Contexto

 

El contexto está marcado: estamos en una fiesta en el colegio; así pues, el colegio se presenta físicamente (decoración, redistribución del espacio, numerosos invitados están presentes- los padres de los alumnos-) y psicológicamente “de fiesta” (excitación de los niños que actúan y los profesores que dirigen el espectáculo). El clima es relativamente distendido y calificado de “ambiente familiar”, lejos de la postura habitual del colegio.

 

Salvo que están presentes algunos fines implícitos del lado de los actores escolares: en primer lugar, un propósito económico: se trata de hacer una buena taquilla y que los padres y los demás adultos consuman.

 

A continuación, el grupo de madres africanas, por su agrupación voluminosa en el espacio (bajo el cobertizo, en el patio donde tiene lugar el espectáculo), llama ala atención a todas las demás personas que están presentes 8profesores y padres confundidos) formando un bando aparte. La actitud de las madres hacia el grupo, sin una “palabra mediadora” (nadie se dirige a ellas) no hace más que acrecentar ese sentimiento de diferencia entre los presentes, a imagen de la demarcación espacio-temporal producida.

 

2)      Reacción(es) de choque

 

En esta situación ha tenido lugar una sucesión de conflictos: en primer lugar, estas madres africanas le chocan a todo el mundo por su manera de ser y de presentarse, y por ocupar el mejor sitio- incluso todo el sitio- bajo el cobertizo de manera descarada.

 

En segundo lugar, los actores escolares (director, maestra y maestros) y los padres de los demás alumnos presentes están escandalizados por la actitud de las madres: estas actitudes les parecen un signo de falta de respecto 8falta de atención hacia los otros padres y niños), e, incluso, parecen despreciativas a los ojos del personal docente (desconsideración del trabajo realizado con los niños).

 

Por último, en primer plano, la interacción revela otro choque más ( aquel sobre el que debe recaer más molesta precisamente el análisis) entre el director y la madre que lo interpela: al director le molesta la interpelación de la madre y ve en ella unn cierto descaro y una advertencia totalmente fuera de lugar que viene, por otro lado,  a confirmar la lectura que de La situación se había realizado hasta este momento.

 

La madre africana y sus compañeras defraudadas: podemos pensar que también ellas han sufrido un conflicto, o la menos un cierto malestar: en efecto, ¿no habían sido invitadas a la fiesta? ¿ En qué exactamente esta fiesta?

 

 

LOS MARCOS DE REFERENCIA DE LOS ACTORES:

 

1)      Marco de referencia del director

 

Para el director, el festival de teatro es ciertamente una  fiesta, pero en un sentido muy particular. En primer lugar, son los niños los que están en el centro del acontecimiento y, a trabones de ellos, la labor llevada a cabo por los maestros en el colegio: éste permacene entonces en el centro del evento a pesar del contecot festivo, puesto que se aprovecha la ocasaión par amostrarlo a los padres (está en juego la imagen del colelegio como institución). Las madres tiene, pues, en opinión del director, que prestar mucha atención al espectáculo, a los niños, a los profesores y a los demás padres; o, en otros términos, el director espera una coherencia por parte de las madres que no se manifiestan (desfase entre “escenario esperado” y un “escenario recibido”).

 

Por otro lado, la fiesta representada para el colegio una oportunidad para ganar algún dinero, y es conocida la falta de material en ciertos colegios de determinados barrios de nuestras ciudades. También por esta razón e colegio está en el centro del acontecimiento. Para el director, y más ampliamente par los demás actores escolares, se invita a los padres a participar en ella consumiendo y abasteciendo la (pequeña) caja del colegio. La gratuidad par el director está fuera de duda: a la inversa, son los padres los qu edeben mainifestar su solidaridad manteniendo el colegio de suus hijos.

 

Por último, la fiesta es también una oportunidad de encuentro entre los actores mismo, y marca desde este punto de vista la relación entre ello. En realidad, simbólicamente, el evento marca el año escolar. Se pone también en juego una cierta relación de proximidad/distancia entre los padres y el colegio, por una parte y, por otra, entre los padres de diferentes procedencias. Aquí está decididamente el fracaso de este proyecto implícito que es temido y constatado por el director y su personal docente: lo que se dibuja en la situación, por la emoción sentida por ellos, es más un alejamiento en relación con estas madres, que perjudican con su comportamiento el proyecto del colegio (de nuevo implícito) de encuentro e intercambio entre padres de origen diverso.

 

El concepto de fiesta en una función escolar se vuelve, pues, esencialmente hacia la escolaridad del niño, es decir, sobre el colegio mismo, a pesar del mensaje explícito a través de la invitación. Así pues, el concepto descansa en gran medida en lo implícito y/o en las evidencias que se suponen compartidas.

 

2)      Elementos principales

 

La situación gira en torno a varias concepciones diferentes, compartidas por los actores, a propósito de la invitación y de la fiesta, así como códigos de hospitalidad y decoro. En trono a estas nociones, las evidencias o lo implícito no es compartido.

El lugar del niño en relación con el adulto actúa también como telón de fondo en esta situación.

 

 

 

3)      Imagen que se extrae de las madres

 

De esta descripción resulta una imagen poco halagüeña de las madres africanas, incluso decididamente negativa y/o ridícula: aparecen como madre que sé autoexhiben (desinterés por el evento, y altivas a los ojos de los demás niños, padres y actores escolares ).

 

4)      Marco de referencia de las madres africanas

 

Para estas madres descritas como “recién llagadas a Bélgica”, las nociones de “fiesta” y de “invitación” son probablemente opuestas al contenido explícito a propósito del marco de referencia del director del colegio.

 

En primer lugar, la “fiesta” no es sin duda comprendida en el marco estricto de los objetivos del colegio, sino más ampliamente como un acontecimiento social importante, incluso grandioso: se trata de un acontecimiento que pone en juego ante todo a los adultos; los niños tienen aquí sin duda un lugar central (está previsto un espectáculo) pero en tanto que “hijos de”, es decir, no están en el centro del evento que engloba el espectáculo y que esta fiesta, no de una institución, sino de una comunidad de la que, se supone, ellas forman parte.

 

Lógicamente, se nos muestran son sus mejores galas (todas van vestidas con colores vivos, de punta en blanco), para dar a conocer cómo toman en serio y estiman la invitación y al colegio. Incluso se sentirán en la obligación de mostrar que lo están pasando bien: reirán a carcajadas, dejarán de lado los problemas y las dificultades con el fin de no echar a perder el acontecimiento y perjudicar la personalidad del anfitrión.

 

Las motivaciones radican aquí más en términos de imagen y de identidad social: la armonía y la cohesión social de la comunidad son como tales los verdadros objetivosde la fiesta y cada uno debe confirmarse en su posición legítima. La fiesta así entendida debe, pues, no mezclar las clases porque la comunidad supone que diferencia bien quién es quién, y en este caso “quién invita a quién y se encarga de qué”.

 

En efecto, siempre desee una perspectiva comunitaria, el que invita se hace cargo del conjunto de los gastos relacionados con el acontecimiento. Debe ocuparse con esmero de sus invitados, que son desde ese momento los verdaderos reyes de la fiesta, incluso si están obligados a actuar e el ámbito de éste, en los límites precisos destinados a reforzar la imagen social del anfitrión. Se espera por lo tanto ser servido, sabiendo que de todas maneras se le servirá.

 

No obstante, manifiestamente, es esta situación, las madres ya no saben qué hacer: ¿continuar esperando mientras que los demás ya están servidos? O atreverse a apuntárselo a organizador que parece muy ocupado y que posiblemente las haya olvidado (efectivamente, el director va de un lado para otro atareado con la organización del acontecimiento)? De ahí, en un momento dado, la pregunta de una de ellas, sin mala intención: “¿Qué, director, no nos ofreces una copa?”.

 

 

¿Y DESPUÉS?

 

¿Qué se habría podido hacer en esta situación antes y durante la fiesta?

 

Antes, es posible concebir de otro modo la manera de invitar (soporte y mensaje): elegir los términos de la invitación teniendo en cuenta los malentendidos que puede generar una invitación cuando se piensa razonablemente que los códigos y palabras utilizadas, aunque aparentemente comunes (o comprendidos cuando se escuchan por primera vez), pueden esconder sentidos diferentes.  En este caso, las palabras “invitación” y “fiesta” llevan a la confusión.

 

Es también posible detenerse, antes, en el hecho de saber identificar cuáles son los implícitos (o las evidencias compartidas) de tal  o cual actividad y/o proyecto. Así, detrás del concepto de “festival de teatro” que pone explícitamente en primer plano a los niños y la idea de fiesta, existen fines sobreentendidos, sin duda evidentes para el personal docente y los padres avisados, pero que pueden escapar en todo o en parte a las poblaciones provenientes de otros horizontes. (La explicación de estos implícitos constituye en efecto un fin tanto a corto plazo, prevención de ciertos malentendidos, como a largo plazo, el paso a la explicación de ciertas evidencias constituye una de las claves de la consecución de lo que se denomina “integración voluntaria” de las personas de origen extranjero”.

 

Durante la fiesta, quizá será bienvenido un “recibimiento más protocolario” para evitar lo que se advierte cuando poblaciones muy diferentes se encuentran en torno a un mismo acontecimiento calificado entones de “intercultural”: así pues, ¿qué tipo de “animación” conviene poner en marcha de manera que no se favorezca una lógica de separación sino, al contrario, una lógica de intercambio y de encuentro benévolo?

 

El papel de la dirección del colegio tiene aquí una importancia capital. Es como el rostro de la institución, lo que personaliza a una comunidad educativa que tenido como tradición vivir hacia dentro de los muros del colegio, dejando, pues, al margen a los padres.

 

En este sentido, una animación que reintegre a cada cual en la comunidad escolar (extendida a los padres) y que asuman en determinadas ocasiones “unir” a las familias o grupos de familias entre ellos, constituye ciertamente la meta para “el colegio de hoy”, confrontando a una diversidad múltiple: diversidad social, económica y cultural del público y de los equipos educativos, diversidad de las fuentes de conocimiento potencialmente en competición, diversidad y relativismo de los valores y las formas de vida por citar más que algunos ejemplo.

 

4.      SOBRE RESOLUCIÓN  DE CONFLICTOS EN LA COMUNICACIÓN INTERCULTURAL

 

Existen muchas maneras de afrontar un conflicto intercultural. Lo primero que hay que hacer es reconocer el propio planteamiento cultural y considerar las diferencias en los otros.

Por encima de la resolución de conflictos entre las culturas se encuentra el hecho de que existen habilidades que marcan la diferencia. La lista de habilidades es larga, pero a continuación citamos algunas de las más importantes pues contribuyen a que la comunicación sea más eficaz:

·        Ausencia de prejuicios y discriminación

·        Comprensión de estereotipos tratar a las personas como individuos

·        Examen de expectativas

·        Aceptar la ambigüedad

·        Establecer lazos de empatía

·        Estar abierto a las diferencias

 

Todo ello requiere que nos hagamos más conscientes y tengamos un alto nivel de respeto hacia los otros para poder explorar las diferencias.

Una de las metodologías para afrontar sistemáticamente la resolución de conflictos interculturales es el de NEGOCIACIÓN INTERCULTURAL

Tres condiciones previas para la negociación intercultural

 

La primera consiste en reconocer que se trata de un conflicto de valores entre personas de culturas diferentes y que no se trata de conductas aberrantes, anormales, que hay que modificar o inhibir.

 

La segunda condición implica considerar al otro, como igual a mí en el valor de su argumento, sin lo cual no puede hallarse ninguna solución. De ahí la importancia que se concede a su poder y a su punto de vista. Hay que mirar al otro como un igual y saber que su proceso tiene una lógica. Lo cual quiere decir que su proceso sea también el mío. Hay que conceder al otro el mismo grado de racionalidad que a uno mismo. Así, en el conflicto clásico y a veces violento, que enfrenta a un padre musulmán con su hija, hay que tener en cuenta la lógica del padre pero reconociendo la legitimidad de los deseos de la hija a una mayor libertad, ya que ésta ha sido socializada en un sistema educativo distinto al de su padre. Problema delicado que conviene abordar mediante la negociación y no imponiendo de repente una solución desde fuera: un plante de la hija sería considerado como una violencia, que podría desencadenar reacciones negativas, origen de disfunciones familiares graves, patología mental, delincuencia, etc.

 

La tercera condición es que la aproximación sólo puede hacerse en los dos sentidos, el uno hacia el otro, para ser punto de partida de un cambio en ambos lados, admitido conscientemente por cada uno. Este paso de acercamiento consiste en el despliegue de un espacio de evolución para el profesional en primer lugar.

 

Acercamiento inhabitual en él, ya que casi siempre se piensa que es el otro el que ha de cambiar, que es el otro quien necesita una cierta flexibilidad ante los agentes sociales y las instituciones que ellos representan. De ahí la importancia de una negociación previa entre los profesionales y los que deciden en sus instituciones.

 

Una negociación postula cuatro elementos

 

1 Existencia de un conflicto y deseo expreso de acabar con él. El conflicto es previo a la negociación y su causa.

2 Existencia de dos interlocutores con intereses distintos. Con diferentes grados de poder, pero nunca un poder absoluto sobre el otro.

3 los costes del acuerdo deben ser inferiores a los costes del desacuerdo.

4 Voluntad de las dos partes para renunciar a algunas cosas  a las que ambos dan valor en el conflicto. Se debe estar dispuesto a abandonar la postura inicial y manifestarlo en algún momento.

 

 

Preparación de la negociación

 

Es un proceso previo y continúo, no una tarea del día anterior ni algo a realizar  durante la negociación. Incluye:

 

 

Elementos a tener en cuenta durante la negociación:

 

 

Nota: Las distintas negociaciones pueden ser grabadas en vídeo para su posterior análisis entre todos los asistentes.


BILIOGRAFÍA Y OTRAS REFERENCIAS

 

Ø        RODRIGO ALSINA, M. La comunicación intercultural. Anthropos.

 

Es una obra que hace un recorrido por los aspectos más esenciales que subyacen en la comunicación intercultural y, además, como dice la propia contraportada del libro, pretende colaborar en la mejora de la comunicación entre personas que no comparten los mismos referentes culturales.

 

 

Ø        ARJONA, ÁNGELES. Inmigrantes entre nosotros: trabajo, cultura y educación intercultural. Ángeles Arjona et al. Francisco Checa y Encarna Soriano (editores). Barcelona:Icaria, 1999.

 

Los doce autores nos ofrecen un amplio trabajo sobre los inmigrantes, desde a qué llamamos inmigración, nosotros un país de emigrantes, hasta cómo se recrea la nueva cultura, pasando por el papel de la enseñanza en esta integración

 

 

Ø        ALEMÁN, MANUEL. Psicología del hombre canario. Las Palmas de Gran Canaria: Instituto Psicosocial Manuel Alemán. 1998.

 

Este libro es un estudio ameno y exhaustivo sobre la personalidad cultural del canario. Trata de  entender el proceso  psico-socio-histórico de la construcción de nuestra identidad.

 

 

Ø        YOUNIS, JOSÉ A. El aula fuera del aula. La educación invisible de la cultura audiovisual. Las Palmas de Gran Canaria: Librería Nogal Ediciones. 1993.

 

La lectura de este texto nos llevará al desarrollo del pensamiento crítico sobre aspectos educativos que condicionan nuestra conducta, entre ellos, los medios de comunicación pública como los denomina el autor.

 

 

Ø        RODRÍGUEZ, A. Infancia y personalidad canaria. Santa Cruz de Tenerife: Consejería de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias. 1994.

 

Nos presenta este libro muchos elementos y datos para estudiar el estilo de los canarios ayudándonos a localizar sus peculiaridades.

 

Ø             FINN GARNER, JAMES. Cuentos infantiles políticamente correctos. Barcelona: Circe Ediciones. 2001.

 

Cuentos infantiles clásicos contados de otra manera, para todas las edades, y para ver el mundo de otra forma. Educativo, entretenido y divertido.

 

Ø             AMANI. Educación intercultural: análisis y resolución de conflictos. 2ª ed. Madrid: Popular, 1996.

 

Ø             Barranco Ureña, Joaquín et al. Discriminaciones sociales y étnicas en un mundo intercultural y complejo: orientación teórica y praxis didáctica. Valencia: NAU llibres, 1997.

 

Ø             Grasa, Rafael, y Dolors Reig. Imágenes y estereotipos. Barcelona: P.A.U., 1998.

 

Ø             Instituto de Estudios Pedagógicos Somosaguas. Educación para la ciudadanía: un enfoque basado en el desarrollo de competencias transversales. Madrid: Narcea, 2002.

 

Ø             Sánchez Fernández, Sebastián, y Mª Carmen Mesa Franco. Los relatos de convivencia como recurso didáctico: elaboración de materiales curriculares como estrategia para la prevención y modificación de estereotipos negativos en contextos multiculturales. Málaga: Aljibe, 2002.

 

Ø             MPDL. Cuadernos de sensibilización : inmigrantes. Madrid: MPDL, 2001.

 

 

 

Ø             http://obiten.net Página web del Observatorio de la Inmigración de Tenerife que nace de la colaboración del Cabildo de Tenerife y la Universidad de La Laguna, y que tiene como objetivo el estudio permanente de los movimientos migratorios en Canarias. En esta página podemos encontrar , entre otras cosas, libros y datos sobre la inmigración en Canarias.

 

 

Ø        http://personal.telefonica.terra.es/web/ipsma/ Página web del Instituto Psicosocial Manuel Alemán. Tiene como algunos de los fines, la investigación sobre problemas sociales de Canarias, la organización de actividades formativas, etc  y una revista on line. Se puede encontrar reflexiones y posibles cursos sobre comunicación intercultural.

 

 

Ø        http://www.monde-diplomatique.fr Tiene información amplia sobre migraciones mundiales y también sobre la globalización.

 

 

Ø        Película Lejos del cielo. Interesante relato sobre los valores materialistas,  xenofóbicos y racistas, etc, propios de sociedades donde lo que abunda es la hipocresía y las normas de relación en general se basan en el “qué dirán”.

 

 

Ø        Película Adivina quién viene esta noche. Es un clásico americano que narra un conflicto entre blancos y negros dentro de unas familias, pero, donde quizás, lo que resalta es la resolución de conflictos de una manera constructiva.

 

 

Ø        Vídeos documentales de Amnistía Internacional y de Intermon sobre testimonios de refugiados, sus carencias y sus deseos.